Modern Tolerance or the art of living by "anything goes". (Spanish) Tolernacia desvirtuada en la cultura moderna


 
 
En un mundo plural y diverso, la palabra tolerancia ha ido tomando importancia ante la globalización e interconexión del mundo  para saber convivir con el otro cuando éste piensa o es distinto de nosotros .Pero en el camino a la popularidad se le ha asignado una esencia radicalmente distinta a su significado e intención que le ha asignado la cultura del individualismo moderno, , rayando en la indiferencia y el abandono.

Pero entonces ¿es tolerancia lo que se promueve en las esferas políticas y organizaciones internacionales?

 El concepto de la tolerancia se origina en el latín tolerare (“soportar”) y hace referencia al nivel de admisión o aprobación frente a aquello que es contrario a nuestra moral. Se trata, en otras palabras, de la actitud que adoptamos cuando nos encontramos con algo que resulta distinto a nuestros valores.(1)

Pero el concepto que se está manejando no es el del respeto del “otro diferente” sino el de “todo se vale” o “todo tiene el mismo valor o valía”. No es el derecho de no ser discriminado por las creencias o modo de vivir, sino la eliminación de la categorización de valores, el aplanamiento del valor e importancia de derechos  y realidades.
 



Esto presenta un gran peligro al confundir la tolerancia con relativismo, desnudándola de su característica de virtud a un simple método de percepción.

La tolerancia que se predica protege y cobija una libertad tan irrealmente amplia que busca liberarse de las consecuencias de los propios acciones y  amenaza la aceptación de una  realidad objetiva que ya se ve en el rechazo de la propia realidad biológica y anatómica de las personas y amenaza inclusive el método de conocimiento humano de la realidad: la ciencia misma.
 
 

Además se ha manipulado hasta el punto que en su nombre se niega el derecho a disentir y expresar el propio pensamiento sin tacharlo de intolerancia y promover la represión del derecho de practicar y defender las propias creencias en público como método de “hacer el mundo más tolerante”.

Esa tolerancia  moderna relativista raya en la indiferencia con la falta de interés por el otro, que no impulsa la fe católica.

Este relativismo ha llegado a  transgiversar  la gravedad de  delitos y elevarlos a calidad de derechos humanos.

La fe católica ha enseñado la virtud de la tolerancia como la cercanía al otro a pesar de no estar de acuerdo, de respetar su derecho a tener sus convicciones, el respeto en el intercambio de opiniones  siempre con el entusiasmo de compartir lo propio y de señalar los beneficios de sus principios. Además ha señalado los peligros de dejar que el relativismo rija la vida comunitaria.

Algunos de los efectos de la glorificación del “todo es válido y digno de respeto” y que “cada quien viva su vida como quiera” ya se han dejado sentir como lo es el aborto, la legalización de la pederastia en algunos lugares, la promoción del homosexualismo como preferencia sexual sin consecuencias y la eutanasia entre muchos.

Es hora de llamar las cosas por su nombre y no corromper el sentido positivo que la tolerancia transmite al usarla para nombrar actitudes que promueven indiferencia, abandono, aislamiento, ilegalidad y la pérdida de la dinámica del encuentro, tan necesaria para todos los hombres .La confusión que esta asociación produce puede enraizar estas actitudes aisladoras en una cultura moderna de por sí individualista y poco solidaria.

 

Por Ana Elena Barroso  @mujer_catolica

 


 

Comments

Popular posts from this blog

10 Minute Daily Retreat: 7 Months, 7 Gifts of the Holy Spirit

The Memorare

‘You are my Son, the Beloved; with you I am well pleased.’ Sunday Reflections, The Baptism of the Lord, Year C