7 Mar 2017

Latinamerican women in advantage in gender equality after all. (Spanish) La mujer Latinoamericana en ventaja para alcanzar verdadera equidad de género.



En este día de la mujer, la mirada a los logros alcanzados hasta ahora en equidad de género es una constante. Pero a estos análisis y vitorees por muchos de los merecidos logros les falta una perspectiva geográfica y cultural muy importante. No todas las mujeres del mundo son iguales y, sin embargo, se les ha aplicado la misma receta feminista para alcanzar un muy necesitado respeto y trato digno.



Tal es el caso de la mujer latinoamericana, que ya ha alcanzado ser mayoría en todos los niveles educativos de muchos de sus países y ha tenido una presencia más notoria en puestos de empresas privadas en comparación con otras regiones del mundo. (1)

Pero la mujer latinoamericana es distinta y tiene sus valores culturales todavía muy arraigados: la familia, los hijos, los abuelos, la cohesión familiar  que no se han diluido todavía.  Por eso tiene una ventaja en tiempo y espacio para lograr una equidad balanceada. Para poder direccionar los logros de igualdad con una perspectiva más adaptada a su cultura y más adecuada a ella, a diferencia de las mujeres de países más desarrollados que se han encontrado acorraladas por una cultura de equidad castrante de todas sus capacidades femeninas  e indiferente a sus necesidades especiales para ser empujadas a cumplir con expectativas masculinas y de pura producción económica.

Así lo expresan “exitosas” mujeres del primer mundo que mirando hacia atrás hubieran querido que la equidad se adaptara un poco más a ellas, que las enfrentara menos con los hombres, que no las hicieran renegar de su feminidad, o usar sus mejores energías en un trabajo extenuante mientras sus hijos los cuidan otras personas, o ser altas ejecutivas pero estar solas. Y que abogan por un “feminismo Evolucionado” (2)

Inclusive las latinas tienen la posibilidad de aprender de las lecciones que las redefiniciones culturales de estos países les pueden dar, especialmente en el área sexual. Las mujeres de estos países donde más diversidad y libertad sexual se ha dado han encontrado una vida menos saludable y mucho más riesgosa, como es el caso de las lesbianas y las transexuales que sufren de porcentajes más altos de enfermedades mentales a largo plazo y problemas de alcoholismo y drogadicción más elevados  que las heterosexuales. (3)

La fe católica ha vivido junto a ellas estas etapas históricas que han dejado su huella en tantas mujeres insistiendo  en la importancia de su respeto como mujer en todos los ámbitos de la sociedad y ha alzado la voz ante los abusos hacia ella, como hace 2000 siglos lo hizo Jesús ante sus contemporáneos:






Además ha defendido la grandeza y la riqueza especial que tiene la mujer latinoamericana y que no se puede sustituir con nada. Ha denunciado la objetivación mediática, la esclavitud sexual y trata de personas y el abandono de madres solteras, divorcio y aborto.

Hacia su mismo interior, la Iglesia ha recibido e integrado la colaboración de millones de mujeres desde siempre. Hoy en día constituyen la mayoría de los miembros activos de parroquias, movimientos laicos y órdenes religiosas (4), dejándolas ser mujer (y siempre con problemas humanos como los hay en toda organización), y desarrollar su propio estilo de liderazgo y trabajo al interior de las organizaciones eclesiásticas, laicas y de asistencia social.(5)

Todavía es tiempo para las mujeres de Latinoamérica  de abrir los ojos y aprender lecciones de vida de las mujeres de países desarrollados, tomando lo mejor de su gran aportación al mundo y a la equidad de género y advirtiendo los peligros  que las ramas radicales han dejado entrar al mundo femenino.


Por Ana Elena Barroso     @mujer_catolica








No comments:

Post a Comment

On Spending

            Occasionally I watch the television show Pawn Stars , shown on the History Channel. It can provide a fascinating look at hi...