Youth at the center stage on the Church. ( Spanish) LA IGLESIA SE RENUEVA A TRAVÉS DE SUS JÓVENES.



Resultado de imagen de JOVENES CON PAPA FRANCISCO
 Así como la familia fue el centro de la atención de la Iglesia en los años pasado, ahora serán los jóvenes los que tomarán el estrado en la iglesia. Con el tema de “LOS JÓVENES, LA FE  Y EL DISCERNIMIENTO VOCACIONAL” el Papa Francisco ha dicho a los jóvenes de todos los rincones:

“He querido que ustedes ocupen el centro de la atención porque los llevo en el corazón.” (1)

En su labor de atender pastoralmente a las comunidades del mundo, se abocará a escuchar las necesidades y conocer las realidades de los jóvenes realizando un proceso de 2 años recoger inquietudes a todos los niveles para elaborar un documento de trabajo y un compendio pastoral final por el Papa Francisco, que ha captado su energía y disposición durante los encuentros con ellos:

“En Cracovia, durante la apertura de la última Jornada Mundial de la Juventud, les pregunté varias veces: «Las cosas, ¿se pueden cambiar?». Y ustedes exclamaron juntos a gran voz «¡sí!»”. Esa es una respuesta que nace de un corazón joven que no soporta la injusticia y no puede doblegarse a la cultura del descarte, ni ceder ante la globalización de la indiferencia.

Un mundo mejor se construye también gracias a ustedes, que siempre desean cambiar y ser generosos…También la Iglesia desea ponerse a la escucha de la voz, de la sensibilidad, de la fe de cada uno; así como también de las dudas y las críticas. Hagan sentir a todos el grito de ustedes, déjenlo resonar en las comunidades y háganlo llegar a los pastores.” (2)


En este año 2017 el objetivo de estos ejercicios de escucha, atención e inclusión pastoral por parte de la Iglesia quieren fijarse en la raíz de muchas de su problemática tratando de aportar los beneficios de la semilla del amor de Dios en sus vidas y aprender a responder a sus necesidades y mejorar su acompañamiento.

La Iglesia, con el título, subraya los rasgos centrales de esta época de la vida del hombre de grandes decisiones de vida, de construcción de la identidad propia e inserción social y laboral, además de estar consciente de las dificultades  e incertidumbre que muchos jóvenes en el mundo tienen para acceder a condiciones de vida digna.  Pero sabe que los jóvenes no quieren ser destinatarios pasivos de ayuda caritativa ni sentirse perdedores protegidos sino agentes activos de los grandes cambios que necesita el mundo, movidos por ese idealismo fresco que los caracteriza y que la fe católica promueve como modo de vida.

Sabiendo que el ámbito donde se dan estas importantes decisiones y construcciones personales es el interior de cada joven y dentro de su conciencia, con corazón de Madre quiere construir, para sus hijos jóvenes, condiciones y dinámicas dónde pueda ayudar a hacer crecer esa faceta interior de cada uno. Es a lo que le llama “Discernimiento Vocacional”, y no se refiere a un apoyo psicológico, sino un ayudarles a ponerse frente a Dios para encontrar , junto a Él, el rumbo de su vida.

Para logar esto, el Papa ha subrayado algunos puntos fuertes de la Iglesia y de las parroquias que ya trabajan con jóvenes desde hace muchos años y propone nuevas áreas en parroquias, grupos, asociaciones y movimientos laicales para atender y acompañar mejor a este sector de las comunidades, a veces encajonado, a través de una Pastoral Juvenil. Algunos que propone:

Acoger sus contribuciones e iniciativas, abriéndose a sus nuevas formas de hacer las cosas, dentro de las parroquias.

Establecer formas y tiempos para convivir más con ellos.

Mayor apoyo a los grupos de jóvenes ya existentes dentro de las parroquias.

Desarrollo de actividades de acción social para encauzar sus inquietudes de justicia social.

Conectar causes de voluntariado para que trabajen por sus comunidades y desarrollen una solidaridad real.

Incorporar el deporte, la música y expresiones culturales jóvenes a las actividades.

Entrar de lleno al mundo de las redes sociales donde los jóvenes viven la mayor parte de sus interacciones sociales.

Cultivar dentro de las mismas actividades, ámbitos de silencio, reflexión y encuentro con ellos mismos y con Dios para que desarrollen este hábito y les sirva en la conformación de su vida, toma de decisiones y subida en general. (3)


Como figura de joven que camina en la búsqueda y encuentro de su ser y de su vida, el Papa propone al joven apóstol Juan, el más cercano a Jesús y el que se caracterizó por su valentía, iniciativa y humanidad:


Juan, en particular, será llamado a ser testigo de la Pasión y Resurrección de su Maestro. En la última cena (cfr. Jn 13,21-29), su intimidad con Él lo llevará a reclinar la cabeza sobre el pecho de Jesús y a confiar en Su palabra. Mientras conduce a Simón Pedro a la casa del sumo sacerdote, se enfrentará a la noche de la prueba y de la soledad (cfr. Jn 18,13-27). Junto a la cruz acogerá el profundo dolor de la Madre, a quien es confiado, asumiendo la responsabilidad de cuidar de ella (cfr. Jn 19,25-27). En la mañana de Pascua compartirá con Pedro la carrera agitada y llena de esperanza hacia el sepulcro vacío (cfr. Jn 20,1-10). Por último, durante la extraordinaria pesca en el lago de Tiberíades (cfr. Jn 21,1-14), reconocerá al Resucitado y dará testimonio de Él a la comunidad. (4 )


Veamos en este modelo de joven junto con la figura de María joven madre, la solicitud con que Dios se acerca a ellos y les llena sus expectativas de novedad, aventura y heroísmo que todo corazón joven anhela. Así podremos asegurar que la fe católica es esencialmente jovial y atrevida y acerca la eterna juventud a todos aquellos que se atreven a aceptarla como camino de vida hacia Dios.




Por Ana Elena Barroso      @mujer_catolica






(2)Ídem




(4)Ídem


Comments

Popular posts from this blog

The Memorare

Authors

10 Minute Daily Retreat: 7 Months, 7 Gifts of the Holy Spirit