A better future for Mexican Lesbians. (Spanish) Por un mejor futuro para lesbianas mexicanas.






Image result for mujer rezando en la iglesia





Las mujeres lesbianas han captado la atención por décadas, pero solo como un apéndice de los movimientos LGBTI, que parecieran haber logrado solucionar los problemas de discriminación de esta pequeña parte de la población, pero sacrificando la salud de muchos.

Pequeña, sí, pues a nivel mundial, solo el .0012 de la población son mujeres lesbianas , de la cual , el .0008 mas bien son bisexuales (1). Estos movimientos politicosociales, al ser sobrerepresentados han derivado en mayor exposición a riesgos de salud y de vida de muchas jóvenes y niñas a las que ahora se les presenta como una “opción liberadora” de un “menú” de como ejercer su sexualidad y además glamorosa y sin mayor repercusiones.




leer más...





Tratando de ser realistas y ver el futuro de las mujeres lesbianas en México, podemos asomarnos a la realidad que sus compañeras viven en países del primer mundo, como Inglaterra, donde ya son totalmente aceptadas e incorporadas en las comunidades que viven. Las estadísticas no son alentadoras pues prenden focos rojos y amarillos de cautela.







Para empezar, la salud de la mujer lesbiana se ve deteriorada por una cantidad mucho mayor de afecciones que la de sus connacionales heterosexuales como cáncer,tabaquismo, sedentarismo, embarazo adolescente y obesidad. (2)





Y en aspectos más profundos ,el problema no reside solo en lo que quieren o perciben “ser” o a quien “amar”, sino en lo que “no quieren ser” , tratan de “escapar de ser” o “ no les gusta amar”. Esta parte no resuelta de la faceta psicoemotiva que se trata de minimizar y no atender al “salir del closet ” es la que lleva a los riesgos más peligrosos para la vida de estas mujeres, aún en estos ambientes abiertos y liberales, como es mayor incidencia de drogadicción y suicidio y una baja satisfacci[on personal.(3)



Viendo este escenario, la suerte de estas mujeres es preocupante para para algunos sectores de las comunidades, muchos de ellos pertenecientes a la fe católica, que ven en los movimientos LGBTI una dinámica agobiante y asfixiante para muchas de ellas que no dejan atender sus necesidades de salud física y psicológica.





Bien hace énfasis el Papa Francisco en la atención temprana, para prevenir problemas de salud:



Estoy hablando de un chico que se está desarrollando, los papás empiezan a ver cosas raras. Consulten por favor y vayan a un profesional y ahí se verá a qué se debe, puede ser que no sea homosexual, que se deba a otra cosa”. (4)



El Catecismo de la Iglesia Católica deja muy claro su rechazo a cualquier maltrato y discriminación:



Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas. Esta inclinación, objetivamente desordenada, constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba. Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta. Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición...las personas homosexuales están llamadas a la castidad”. (N2358)



Y más preocupante para las familias en general , el que se proponga en los sistemas de educación públicos de muchos de sus países, incluyendo el nuestro, las erróneamente llamadasorientaciones sexuales” sin presentar los efectos y consecuencias que conllevan.





¡No es el futuro que las mujeres de México se merecen!

¡Ellas merecen nada menos que toda la verdad y atención!

Merecen libertad para cuidar su salud y su emotividad ¡siendo lo que quieren ser! ….. ¡sin el lastre de lo que “ odian ser” !









Por Ana Elena Barroso

(3) idem



















Comments

Popular posts from this blog

10 Minute Daily Retreat: 7 Months, 7 Gifts of the Holy Spirit

The Memorare

‘You are my Son, the Beloved; with you I am well pleased.’ Sunday Reflections, The Baptism of the Lord, Year C